CMayo 5

El próximo sábado 6 de mayo 2016 a partir de las 18:30 hrs. serán enviados folcloristas a visitar las casas de los vecinos de Maipú.  Ellos saldrán con la “Cruz de Chile” engalanada con flores, signo de resurrección y vida.  Se bendecirá a los moradores de cada casa visitada, entregándoles una velita encendida desde el Cirio Pascual , diciendo “esta es la luz de Cristo”, una imagen de la Virgen del Carmen y recogiendo una ofrenda de alimentos no perecibles para los equipos solidarios.

Las rutas a seguir son:

1- Carmen / El Pontífice / pasajes internos.

2- Carmen / Colonia

3- San José / Carmen / Portales (oeste) / Huascar

4- San José / Carmen / Portales (este)

Esta tradición comenzó hace nueve años con 30 a 40 folcloristas, representando entre 15 y 20 conjuntos de la Casa del Folclor de Maipú: “Araucaria de Maipú”. Hoy está presente también en la Zona Sur ( Parroquia Cruz de Mayo) y en la parroquia de la Visitación ( Satélite, Maipú), Jesús Agua Viva ( Cerrillos),  Curacaví, El Monte, etc…

¡Te invitamos a ser parte de esta hermosa tradición!

Historia

Esta experiencia misionera nace de la costumbre de la “Cruz de Mayo” al dedicar el 3 de mayo a honrar la cruz del Salvador, ya que en esa fecha fue hallada después de haber permanecido largo tiempo ignorada.  El emperador de Roma, Constantino, sustituyó las águilas por la Cruz en el estandarte romano.  Su madre fue quien con mucho afán buscó la Cruz.  Ella llegó hasta el Santo Sepulcro, después de mucho recorrer y, aconsejada por los “antiguos” del lugar logró abrir el sepulcro encontrándose con tres cruces.  Se halló frente a una disyuntiva: ¿cuál era la de Jesucristo si además crucificaron a dos ladrones con él?  Entonces le surgió la idea de bendecir a una mujer gravemente enferma con cada una de las cruces.  Fue con la tercera cruz, que al aplicársela quedó totalmente curada.  Este hecho ocurrió en el año 326 o, según la crónica de Eusebio, en el año 328.

Esta tradición religiosa de innegable raíz católica, ha pasado de la Iglesia al mundo del folclor.  Retomar esta tradición, orientarla y darle cabida al interior de las comunidades cristianas es un desafío grande, pero no imposible.

Seguramente, cuando entró la cabalgata del Conquistador, un fraile debe haberse destacado con la Cruz o con un Crucifijo, y los indios clavaron su mirada, después se arrodillaron y aprendieron el Signo de la Cruz. Antes que los Santos de “Bulto” se colocó el madero en sitios destacados o en la cima de los cerros. En torno al símbolo de la redención y esperanza se aprendió a pedir. La Devoción de la Cruz, es un reflejo de la atracción que en los primeros tiempos de la Conquista se sintió por el milagro y por lo maravilloso.

En la actualidad, en el mes de mayo en algunas partes del país, se desarrolla un acto procesional en el que se pide dinero, comida y vino de casa en casa, en cuyo acto no faltan cánticos, recitados, luminarias y en un fin de fiesta se sirve lo solicitado.

Los romeros pasan casa a casa, puerta a puerta cantando:

“Aquí anda la Cruz de Mayo

visitando a sus devotos

con un cabito de vela

y un traguito de mosto

Si usted tiene, no lo niegue,

que le sirva de algún daño

por no darle una limosna

a la Santa Cruz de Mayo.

Las estrellitas del cielo

cada uno tiene su nombre,

¿dónde está la dueña de casa

que no sale ni responde?

Si los atienden

Muchas gracias señorita (señor)

por la limosna que ha dado

bajaron las tres Marías

por el camino sagrado.

Si no los atienden

Esta es la casa de los pinos

donde viven los mezquinos

esta es la casa de los tachos

donde viven los borrachos.”