Maipú: Desde una batalla al Santuario Nacional

El próximo año 2018 se cumplen los 200 años de la declaración de la Independencia (12 de febrero de 1818) y de la promesa del pueblo de Santiago (14 de marzo de 1818) de levantar un Santuario a la Virgen del Carmen donde se sellara definitivamente la Independencia.  Ella tuvo lugar en Maipú, el 5 de abril de 1818, bajo la conducción del General José de San Martín, quien le había entregado su bastón de mando a la Virgen del Carmen en Mendoza, según se lo había propuesto el general Manuel Belgrano.

El primer templo (hoy muros históricos) se comenzó a levantar en noviembre de 1818, siendo colocados sus fundamentos por O’Higgins y San Martín. La construcción del actual Templo Votivo se inició en 1944 y se bendijo el 23 de noviembre de 1974. Su arquitectura simboliza la figura de la Virgen del Carmen que alberga en si a todo el pueblo de Chile. Su imponente altura alcanza a los 89 metros y su nave central es del orden de 4.500 m2,  pudiendo albergar a miles de peregrinos.

El atrio monumental rodeado por la columnata tiene aproximadamente 30.000 m2 donde se congregan multitudes  para las grandes celebraciones.

Desde el año 1966  la Iglesia Chilena asumió el proyecto pastoral de potenciar el Templo Votivo de Maipú como el Santuario Nacional Mariano Popular; tarea animada por la Comunidad de los Padres de Schoenstatt.  De allí se ha trabajado especialmente acogiendo a los peregrinos, potenciando todo tipo de peregrinaciones, y siendo un foco de convocación y animación de muchas formas de la Piedad Popular, tal como Bailes Religiosos, Cuasimodo, Canto a lo Divino…

El pueblo chileno experimenta a la Virgen del Carmen como su Madre y a quien lo ha acompañado en momentos cruciales de su historia. La Cruz de Chile (surgida en Maipú  en 1967)  es la Bandera;  sus colores y la estrella transformada en cruz, simbolizando la profunda relación entre la experiencia religiosa con todo lo que simboliza la bandera .

 

La Promesa de Chile

“En el mismo sitio donde se de la Batalla y se obtenga una victoria, se levantará un Santuario de la Virgen del Carmen, Patrona y Generala de los Ejércitos de Chile. Y los cimientos serán colocados por los mismos magistrados que formulan este voto y en el mismo lugar de su misericordia, que será el de su Gloria”. (14 de Marzo, 1818)

Mi Promesa

Te invitamos con alegría a renovar la Promesa-Voto, de los chilenos de 1818, para que Chile vuelva a ser una gran nación de hermanos, donde cada uno tenga pan, respeto y alegría. Camino a los 200 años, nos hacemos responsables de nuestra Patria y mantenemos vivo el espíritu que fundó nuestro Santuario. Mirando al Señor y la Virgen del Carmen: ¿Con qué me comprometo a realizar por Chile, en este camino a los 200 años?

Voto

Para realizar la promesa, debes venir al Santuario Nacional y acercarte al Altar de la Promesa, tomar un voto (foto abajo), escribir tu compromiso a los pies de la Virgen y depositar el voto en la urna dispuesta en el lugar.

“Querida Virgen del Carmen, me comprometo en tu Santuario a…”