A la hora del Ángelus dominical, en la solemnidad de la Epifanía, el Pontífice hizo un llamamiento urgente a los líderes europeos para que ayuden a los 49 migrantes bloqueados en dos embarcaciones en el Mediterráneo