En la zona del Arco Minero se han dado masacres y una deplorable situación moral, ambiental y sanitaria: lo testimonia el Vicario Apostólico Emérito de Puerto Ayacucho, Monseñor José Ángel Divassón. El prelado asegura que la explotación, “se está dando sin que la mayor parte del país tenga real conocimiento de cuanto sucede por el manejo secreto de las situaciones y por la desinformación absoluta de los hechos, posible a causa de la hegemonía comunicacional que ejerce el gobierno”