Rezar con insistencia y con confianza, porque la oración “siempre” cambia la realidad. Lo aseguró el Papa Francisco en su catequesis sobre el Padrenuestro, reflexionando sobre el Evangelio de Lucas que habla del episodio de la transfiguración del Señor