Las actividades consistieron en un peregrinaje del Centro San Juan Pablo II para familias en dificultades hacia el dispensario de las hermanas en Rweissat, para luego terminar en la sede de Caritas del Líbano.