Los obispos de los Estados Unidos critican duramente la nueva regulación anunciada por la Administración Trump que permite la detención indefinida de niños inmigrantes.