Las palabras son importantes. Jesús dice que seremos juzgados por cada palabra infundada. Tal vez nosotros los cristianos deberíamos escuchar más lo que la Palabra de Dios dice acerca de nuestras palabras