Durante la audiencia concedida a la Asociación Nacional de Magistrados, que cumple ciento diez años, el Santo Padre exhortó a los jueces a administrar la justicia con misericordia y les recordó “las lagunas legislativas en algunas cuestiones importantes, entre las cuales las referentes al inicio y al fin de la vida”