Durante el Ángelus del VI domingo del tiempo ordinario, el Pontífice reflexiona sobre las Bienaventuranzas de Jesús asegurando que Él nos alienta a no depositar nuestra confianza en las cosas materiales sino a sanar la miopía crónica que el espíritu mundano nos contagia.