En la Audiencia General de este miércoles 22 de mayo, en sus saludos a los peregrinos francófonos, el Papa Francisco recordó a la religiosa española, Inés Nieves Sancho, asesinada bárbaramente en el pueblo de Nola, en la República Centroafricana.