En el templo San Francisco de la Alameda y en compañía de obispos, sacerdotes, pobladores y autoridades políticas, fue despedido el «cura obrero» de Chile.