Ante los últimos datos estadísticos el nuevo presidente del país, Nayib Bukele, quien dirige el país desde el 1 de junio, ha declarado que mantiene “la emergencia en las cárceles hasta que las pandillas dejen de matar”. Por su parte, el arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, muestra su satisfacción por el hecho de que se trabaje “tan rápido y preocupados por combatir la violencia”.