Los obispos de la provincia eclesiástica de Santiago de Compostela, en España, anuncian nuevas medidas vigentes hasta después de Pascua para evitar propagación de epidemia.