Católicos y anglicanos están celebrando después de que el Papa Francisco abriera el camino para la canonización del Cardenal John Henry Newman