“El acontecimiento que desencadenó la masacre fue el asesinato de un mercenario nigeriano de las UPC acaecido hace unos días”, asegura monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, diócesis del sureste de la República Centroafricana, a la agencia Fides.