Cinco años después de la huida de los cristianos de la llanura de Nínive y de Mosul, la Iglesia iraquí se ocupa de la reconstrucción de las aldeas destruidas por el Estado Islámico y las condiciones para garantizar la seguridad, los derechos y el bienestar de las comunidades cristianas.