La CEI invita a sus obispos a rezar el 27 de marzo en los cementerios por los difuntos contagiados del coronavirus que no han podido tener un funeral. La Conferencia Episcopal Italiana pide a todos los prelados que vayan solos a un cementerio de su diócesis el 27 de marzo para un momento de recogimiento, vigilia de oración y bendición.