Después de rezar la oración mariana del Ángelus del IV Domingo de Adviento, el Papa Francisco hizo un llamamiento a la Comunidad Internacional y oró por la población de Indonesia que ha sido afectado por violentas catástrofes naturales, por las víctimas y sus familiares.