En su encuentro con el personal del Hospital San Luis de Bangkok, que celebra el 120° de su fundación, el Papa Francisco formuló votos para que este apostolado, y otros similares sean, cada vez más, “señal y emblema de una Iglesia en salida” que, queriendo vivir su misión, se anima a llevar el amor sanador de Cristo a los que sufren”