Manos Unidas celebra 60 años de trabajo y misión en los países más empobrecidos, lanzando una campaña en la que denuncia la situación de desigualdad que sufren millones de mujeres en todo el mundo.