Tal como informa UNICEF, cada día llegan más familias de refugiados con hijos a las islas griegas, que se enfrentan a riesgos de salud, seguridad y un fuerte estrés psicológico. A diario se registran episodios de violencia, abuso doméstico, protestas y disturbios.