“Que el Altísimo, en su eterna misericordia, fortalezca en todas partes nuestros vínculos de amistad y el deseo de fomentar el diálogo constante para el bien de todos. Shalom Alechem”: lo escribe el Papa en un mensaje al Gran Rabino de Roma con ocasión de las fiestas solemnes de Rosh Hashaná, Yom Kipur y Sucot