El arzobispo de Tijuana habla de la magnitud del problema migratorio en la frontera con los Estados Unidos. Y aclara que Tijuana «no es antiinmigrante». El problema se generó al principio, y fue por parte de algunos tijuanenses pero también de algunos migrantes. «Tijuana sigue apoyándolos y ya no hay confrontaciones» afirma.