El barco de rescate gestionado por Médicos Sin Fronteras y SOS Méditerranée sigue varado a la espera de un lugar seguro donde desembarcar a las 104 personas rescatadas hace diez días en aguas internacionales frente a Libia.