El viernes, vigilia de la Solemnidad de María Inmaculada, o la Purísima, como se le conoce en Nicaragua, los fieles salieron a las calles para celebrar la gran fiesta religiosa conocida como “La Gritería”