En la conclusión de su Asamblea Plenaria los prelados recalcaron el derecho a la paz, y afirmaron que “la sociedad entera debe asumir un papel protagónico en el esfuerzo por vencer toda forma de violencia en la vida cotidiana y en el desarrollo de los procesos de paz”