La Conferencia Episcopal de Estados Unidos presentó unas declaraciones el 9 de agosto en las que califica la normativa establecida por la administración del presidente Donald Trump para los solicitantes de asilo, “como ilegal, injusta y desconsiderada”.