Después de rezar el Ángelus del I Domingo de Adviento y Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, el Papa Francisco pidió que, “oremos y ayudemos a los cristianos a permanecer en Siria y en Oriente Medio como testigos de misericordia, perdón y reconciliación”.