No hay relación con Dios fuera de la gratuidad. Lo recordó el Papa Francisco esta mañana en su homilía de la Misa celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, a la vez que exhortó a ensanchar el corazón para recibir la gracia y para no resbalar “sobre el pago” en la vida espiritual