El Pontífice celebra la Misa en Santa Marta y recuerda que en la vida uno no debe “ser selectivo”, siguiendo simplemente su “interés propio”, sino expandir el horizonte de la existencia a la gratuidad universal.