El Pontífice subrayó que el martirio de estas 14 nuevas beatas “es una invitación a todos nosotros a ser fuertes y perseverantes, especialmente en la hora de la prueba”.