Las palabras de la teología moral deben dejarse plasmar por la lógica de la misericordia: lo dijo el Papa Francisco en su audiencia en la Academia Alfonsiana, con la invitación a que los estudios se pongan en sintonía con una Iglesia “en salida” y con los desafíos cada vez más globales del mundo