El Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, visita a los presos de la cárcel de Milán-Opera situada a las afueras de la ciudad e inaugura el Quarto Oggiaro, una estructura que albergará a algunos grupos de madres con niños que escaparon de las guerras y la violencia.