Ante la noticia de la muerte del cardenal Sergio Obeso Rivera, arzobispo emérito de Xalapa, México; el Papa Francisco ha enviado un mensaje en el que manifiesta su profundo pésame: “ruego por el eterno descanso de su alma, que el Señor Jesús le otorgue la corona de gloria que no se marchita”.