La publicación de 900 páginas de un “chat privado”, que informa de las conversaciones entre el gobernador Ricardo Roselló y sus ministros entre noviembre de 2018 y enero de 2019, donde se burlan e insultan a las mujeres, los grupos homosexuales, los obesos, a las personas con capacidades diferentes, a los enfermos, incluso a difuntos, ha provocado una protesta general en un país en crisis ya desde hace algún tiempo.