María Simón, coordinadora de emergencias de Médicos Sin Fronteras en Bangladés, destaca la gran generosidad de esta nación a la hora de «abrir las puertas a los refugiados», pero a la vez, denuncia que un año después de que estallara la crisis, «el destino de los rohingyas sigue siendo totalmente incierto».