“El abuso de niños es un mal en cualquier tiempo y lugar: este punto no es negociable”: lo escriben los Superiores y Superioras Mayores de Órdenes y Congregaciones religiosas del mundo entero, en una declaración previa al encuentro sobre Protección de menores que tendrá lugar del 21 al 25 de febrero