La Semana Santa se vive en Nicaragua como en todo Centro América, en forma piadosa pero también es un motivo para irse de vacaciones. El estado decreta días libres desde el miércoles santo.