La mirada del Sínodo se extiende entonces a todas las situaciones de sufrimiento de los jóvenes, víctimas de la «cultura del descarte»: prisioneros, afectados por adicciones o problemas de identidad, incluidos sexuales