En Rukban, en la frontera con Jordania, un equipo de vacunadores de UNICEF ha inmunizando a miles de niños durante 9 días. Un trabajo sin pausa que supone “un poco de luz en medio de la oscuridad” que predomina desde que empezó la guerra.